Feed icon

miércoles, 19 de agosto de 2009

HiStoRia De AmoR - 10 -

Estaba echa polvo. Me quedé allí en el baño dentro de la misma cabina de la que había salido Erika.
Y allí sentada me pasé casi tres horas llorando.
Erika, mi mejor amiga... me había dejado por que el chico que le gustaba no paraba de molestarme a mi, en vez de a ella.
Dios... Erika era mi única amiga. Perdiendola a ella ya no me queda nadie...
Estoy sola...
Y todo por culpa de Victor.
Le odio.
Me levanté y solté mi rabia dentro de aquella cabina. Puñetazo y patadas hasta que finalmente sonó el timbre.
El tercer timbre, que indicaba la hora de almorzar.
Esperé un poco a que la gente estubiera en el comedor y entonces salí del baño.
- Si que has tardado.- reprochó Victor que estaba esperandome apoyado en la pared.
Le eché una mirada acesina y me resistí de darle un puñetazo en la cara y con un poco de suerte partirle la nariz. Apreté los puños con fuerza y me dirigí a la salida.
El me siguió.
- No se si te has dado cuenta pero... dejaste tus cosas en el bosque. Me e molestado en recogerlo y ...
- ¡DEJAME EN PAZ! - le interrumpí.
Salí corriendo y cojí el camino hacia mi casa. El me alcanzó con fasilidad y me paró en seco.
- ¿Que te pasa? No me digas que esto es por esa chica.- dijo en tono ridículo.
- Esa chica se llama Erika, ¡Y era mi mejor amiga! - le chillé.
- Ya claro.- dijo riendose.
Volbí a salir corriendo y esta vez no me lo impidió.
- Recuerda, después iré a verte.- me advirtió, yo estaba ya muy lejos como para enterarme. Solo pensaba en llegar a mi casa.
Encuanto llegue me tumbé en la cama y me puse a llorar. Acabé quedandome dormida. Cuando me desperté ya era de noche. Bajé a la cocina, abrí el frigorífico y bebí un poco de leche para aclararme la garganta. Aprobeché para mirar el reloj que marcaba las ocho.
Me acordé entonces de que esa noche mis padres no volberian. Mi padre tenía una reunión en el estranjero y mi madre había ido a la despedida de soltera de una amiga.
Ya había subido el primer escalón cuando pensé que podía llamarla.
Corrí hacia el teléfono y marqué su número.
- ¿Si? - preguntó.
- Erika...- fue todo lo que me dió tiempo a decir. Ya me había colgado.
Volví a mi cuarto y me tumbé en la cama.
Me puse el mp4 e intenté relajarme.
Entraba una brisa fresca por la ventana abierta. Se estaba a gusto.
Derepente un excalofrío me recorrió todo el cuerpo y me levanté sobresaltada.
El suelo crujió y miré por todo mi cuarto. Volvió a crujir esta vez al lado del armario. Me levante y fui despacio. Abrí la puerta pero allí no había nada.
Joder, Alexia, deja de imaginarte cosas, me decía a mi misma. Me giré volbiendo a mi cama. Me quedé sin aliento. Victor estaba tumbado en mi cama. Jugueteando con mi mp4. Me miró dibertido.
- ¡Booh! - intentó asustarme.
- Como...que... pero... - no lograba pensar con claridad.
- Entré por la ventana, si la dejas abierta es muy fasil entrar, tonta. - sonrió.
- ¿Qué haces...aquí..? - conseguí preguntarle al fin.
- "Buscaba la heladería pero me he confundido de calle" - dijo sarcastico - La condición de que te soltara esta mañana era que te vería luego. Tu aseptaste, ¿recuerdas?
- Vete.
- No quiero. No tengas miedo. Como sigas andando para atrás vas a llevarte la pared en el camino. - señaló.
Hasta ese momento no me había dado cuenta de que estaba totalmente pegada a la pared. Abría sido un autoreflejo.
Se levantó y cojió algo del suelo, debajo de la ventana. Lo depositó en la silla del escritorio y luego se acercó hasta mí.
- Venga vamos, sientate anda. - me dijo con voz dulce.
Comencé a tranquilizarme, pero estaba barajando la posibilidad de tirarle por la ventana. Podría decir que fue un accidente.
- ¿Has estado todo este tiempo llorando? - preguntó incredulo y triste.
- A ti que te importa.
- Mucho. No me digas que a sido por esa chica.
- ¡Ya te he dicho que se llama Erika!
- Vale, vale. Pero no entiendo por que te lastimas por eso.
- Era mi mejor amiga...hasta que tu llegaste. - le eché en cara.
Comencé a llorar y apretaba los dientes con fuerza de pura rabia. El se sentó al lado mía y me sujetó el rostro entre sus manos.
- Alexia, si ella fuera tu mejor amiga, no te abría tratado así por un hombre. Menos por un chico que ni siquiera es su novio. La amistad es algo muy importante. Si ella no entiende eso no te merece como amiga.
Me quedé perpleja. Resultaba algo incluso lógico. Yo... no había echo nada malo.
Que me haya abandonado por un chico que no le hace ni caso... cuando ensima es él el que me acosa... no era muestra de una buena amistad desde luego...
- ¡Eso sigue sin quitarte a ti las culpas! ¡Tu fuiste el que no parabas de mirarme! ¿Y a que vino la escenita del bosque? Pasas de todos y a mi que no me conoces de nada me acosas. ¡Tu eres el que más culpa tiene en todo esto!
Me empujó de forma que quedase tumbada en la cama con él encima y sujetandome los brazos en cada lado. Su perfecto rostro... a escasos centimetros.
- Ya abrás notado, que puedo tener a cualquier chica. Sin embargo no me interesan las típicas busconas interesadas en el chico guapo. Te elejí a tí. ¿Y qué más da si no elejí a tu amiga? Te he podido demostrar con que clase de persona te juntabas.
- Quiero...que me hagas un favor.
- Lo que sea.
- Quiero que desaparescas de mi vida. Quiero que vallas con ella.
Se puso rígido y se levanto un poco. Me miró un tanto enfadado. Finalmente sonrió.
- ¿De veras quieres... no volber a verme... y que me valla con la chica que tanto te ha hecho sufrir?
- Si - aunque me hubiera dolido su comportamiento... aun la quería, Erika... quería que fuera feliz...
Se levanto rápido y se dirigió a la ventana. Se subió en la misma y me hechó una mirada dibertida.
- Que así sea. - se despidió. Sus ojos volbian a ser rojos.
Entonces saltó y yo me asomé asustada a la ventana.
Pero... ya no estaba...

Continuara...






1 comentarios:

manuperez_trigueros dijo...

Bueno , dices k no leo el blog y no comentas pero NO COMENTO PORKE NO ME LO DICES! XDD
ta mu xuli la historia pero pienso una cosita... te la pueden copiar cualkiera k entre a la pag :S XDDD
xiuuu :D